602389193 info@rocktape.es

RockFloss – Más que solo una herramienta de Movilidad.

RockFloss – Más que solo una herramienta de Movilidad.

La compresión como parte del tratamiento se ha utilizado de manera regular durante miles de años pero RockFloss solo ha estado presente en el último tiempo. En la actualidad, deportistas desde el Crossfit a otros muchos deportes utilizan bandas elásticas de látex para calentar y mejorar el rango de movimiento antes del entrenamiento y durante sus sesiones de rehabilitación bajo la supervisión de profesionales sanitarios.

El concepto parece bastante simple; colocar la banda alrededor de la articulación o la extremidad, con presión moderada y firme, y después añadir movimiento. No hay nada malo en esto pero nos gusta utilizar metáforas para hacer las cosas más visibles. Imaginemos que tenemos un Ferrari y solo utilizamos la primera marcha, es una pérdida total de potencial.

Lo mismo ocurre cuando utilizamos una Floss band de forma simple.

¿Qué más podemos hacer con RockFloss?

En este artículo intentaremos dar algunas ideas para incrementar el uso de las Floss bands, no solo para deportistas si no también para profesionales sanitarios.

La mayoría de nosotros hemos lidiado con lesiones en el pasado, éstas producen cambios mecánicos en los tejidos pero también modifican nuestra percepción y nos llevan a tener miedo y evitar ciertos movimientos. El resultado puede traducirse en una pérdida de rendimiento, de rango de movimiento y en compensaciones.

Aquí es donde el RockFloss entra en juego.

Una aplicación con el RockFloss puede ayudar a crear una nueva concienciación de la zona lesionada, como una mano gigante que lleva a nuestro cerebro hacia esa zona específica.

“Hola hola cerebro: céntrate en esta parte.”

¿Qué hay detrás de todo esto? La respuesta está en la piel. Cuando estamos lesionados, el sistema nervioso está irritado y su percepción es borrosa. Una opción es encontrar nuevas formas para devolver a nuestro sistema nervioso al camino correcto. La piel está llena de mecanorreceptores que aportan mucha información a nuestro cerebro sobre la posición del cuerpo en el espacio, sobre cuanta tensión tenemos que crear y sobre si nos sentimos seguros con el movimiento.

Vamos a hacer un pequeño test. Colocamos la mano izquierda sobre el hombro derecho y agarramos el deltoides haciendo un poco de presión. Ahora tratamos de sentir qué hombro está más presente en nuestro cerebro.

Déjanos adivinar, ¿el de la mano encima?

Podemos ser más precisos con nuestra técnica RockFloss.

En lugar de añadir la misma compresión circular alrededor de una parte del cuerpo, debemos aumentar la presión solo en la zona lesionada. Esto dará a nuestro sistema nervioso el punto exacto para interaccionar con él y hacer más sencilla la ejecución del movimiento correcto de nuevo.

Ahora, vamos a añadir ejercicios. Hemos escuchado bien. Intentamos realizar movimientos complejos con esta aplicación del RockFloss sobre el rango de movimiento que podamos.

Veremos que el movimiento se percibe más preciso y seguro.

Éste es solo uno de los muchos beneficios del RockFloss. Si quieres aprender más, visita nuestro canal de Youtube o apúntate a uno de nuestros cursos.

Pruébalo y Keep Rocking.

Artículo escrito por Oliver Derigs. Fisioterapeuta. RockTape Master Instructor.

Dejar un Comentario

Your e-mail address will not be published. Required fields are marked *

Show Buttons
Hide Buttons

¿Te ha gustado el blog? ¡Compártelo!